Farolas jardin online dating

Martin Luther King, ya sabes, él trató de compartirlo con la gente si lo recibieron o no. Al igual que yo dejé un legado en Richmond – dejé “Oh Happy Day”. “Oh Happy Day” vino de su tierra, y cuando voy al extranjero – acabo de volver de Suiza y me estoy preparando para ir a Malasia –cuando canto, le digo a la gente que soy de Richmond, California.

Dejó que se sepa que es de donde soy, y quiero que otros jóvenes se [conviertan] en modelos a seguir para que ellos también puedan ser felices que vinieron de Richmond.

This is a genuinely luxurious 3-bed villa only first offered in 2012 as a holiday home and it shows. You will be met personally by the Agents at the property.

farolas jardin online dating-81farolas jardin online dating-63farolas jardin online dating-75

Por Malcolm Marshall Nota del Editor: La cantante Dorothy Combs Morrison Henry, de 69 años, nació en Longview, Texas y creció en Richmond, CA, una ciudad que aún frecuenta.

Morrison encontró la fama como la vocalista principal de la exitosa canción de 1968 “Oh Happy Day”, por los Edwin Hawkins Singers.

La canción se convirtió en un estándar de góspel y ha sido grabada por muchos artistas.

Recientemente habló con el editor de Richmond Pulse Malcolm Marshall acerca de su vida en la música, el papel de la fe y su amor por Richmond. Así que siempre he querido cantar sobre lo bueno que es Dios, y finalmente me dieron la oportunidad de cantar.

¿Cómo cambio su vida cantar y grabar “Oh Happy Day”? Edwin Hawkins me preguntó si me gustaría cantar en el coro y así es como entre.

Cuando grabé esa canción en 1969 con los Edwin Hawkins Singers, cambió mi vida [en] que me dieron la oportunidad de cantar al mundo acerca de Dios y cómo Él puede lavar sus pecados. Mis padres tenían su propia iglesia y así se me considera una “niña PK”, hija de un predicador. Él me dijo que tenía una canción para mí, y que el título era: “Oh Happy Day”.Y él dijo: “Ahora necesito que obtengas algunos versos”.Así que me fui a casa [y] hablé con mis hermanos – Jerry Combs ya fallecido, y mi hermano Bill Combs – y les pedí versos…pero los versos que me dieron eran como la predicación.Yo no quería entrar en eso porque estaba prohibido en la Iglesia de Dios en Cristo que las mujeres predicaran. Quiero decir, porque había canto, música, todos los días…Se les puede llamar maestras, pero no predicadores. En el camino [a la sesión de grabación], mi marido en ese entonces, el Sr. Cuando nos levantamos por la mañana, la música estaba prendida.

Comments are closed.